.

Temer despidió a cien empleados públicos por día desde que reemplaza a Dilma

En su primer día en el poder, desvinculó a 170 personas que trabajaban en el Estado; entre otras personas, echó al fotógrafo oficial de la suspendida presidenta.

A menos de una semana de haber asumido la presidencia interina de Brasil tras la suspensión de Dilma Rousseff , Michel Temer llevó adelante muchos cambios en el gobierno y fueron varios los que no fueron bien recibidos.

De acuerdo a una nota publicada por el diario Folha de S. Paulo, el ex vicepresidente devenido en jefe de Estado ya despidió a 324 trabajadores de la gestión de Dilma desde su primer día en funciones. Es decir que echó a alrededor de cien personas por día laboral.

De hecho, el viernes 13 fue tildado por muchos de los trabajadores como un día de “brujas” debido a que en 24 horas fueron apartados de sus cargos 170 empleados. La mayoría de ellos estaba en puestos de confianza para la presidenta suspendida, como un asesor especial, el director del departamento, un secretario, un secretario ejecutivo y el jefe de personal.

El lunes 16 de mayo 84 personas debieron abandonar sus oficinas y limpiar sus cajones. El martes 17 fueron despedidos 70 trabajadores. Entre las decisiones más polémicas, se encuentra el apartamiento de su cargo del periodista Ricardo Melo, director general de la Compañía de Comunicaciones de Brasil, que controla la televisión estatal.

Otra decisión que generó controversia fueron los despidos de Francis Bosco, presidente de la Fundación Nacional de las Artes, y de los secretarios ejecutivos Luiz Claudio Costa, del Ministerio de Educación; Marivaldo Pereira, de Justicia; Maria Fernanda Coelho, de Desarrollo Agrario; Carlos Klink, de Medio Ambiente; y Francisco Gaetani, de Planificación.

Además, en el primer día de su gobierno Temer echó al fotógrafo oficial de Dilma, Roberto Stuckert Filho.

Temer asumió la presidencia de Brasil luego de que el Senado diera luz verde al inicio del juicio político en contra de la presidenta, que deberá defenderse de las acusaciones de maquillar los números durante su gestión. Dilma fue suspendida por seis meses y deberá ocupar este tiempo en la planificación de su defensa para poder regresar al gobierno. En caso que sea hallada culpable, será destituida.

 

En etapa de prueba. La tienda sera habilitada proximamente