.

Maduro y Santos reabren la frontera

Luego de casi un año de conflicto, los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro , y de Colombia, Juan Manuel Santos , acordaron ayer la apertura “ordenada, controlada y gradual” de la extensa frontera entre ambos países, cerrada desde hace casi un año por decisión de Caracas.

Maduro y Santos se estrecharon las manos y a continuación comenzaron el encuentro, en el que también participaron las cancilleres de ambos países, María Ángela Holguín (Colombia) y Delcy Rodríguez (Venezuela).

Los presidentes se encontraron en las instalaciones de la represa de Macagua, cercana a la ciudad de Puerto Ordaz, una semana después de que las cancilleres se reunieran en Caracas para abordar la situación.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia anticipó ayer en un comunicado que los gobernantes revisarán “la implementación del conjunto de medidas acordadas” por las cancillerías que permitirán contar con una frontera legal, segura y organizada.

Santos y Maduro analizaron además los avances en asuntos de seguridad, migratorios, aduaneros, económicos, comerciales, de salud y transporte en la zona de frontera.

Maduro ordenó el 19 de agosto del año pasado el cierre de la frontera entre el estado venezolano de Táchira con el departamento de Norte de Santander, el principal a lo largo de los 2219 kilómetros de frontera común, como parte de su estrategia para combatir el contrabando y el paramilitarismo.

La decisión la adoptó después de que tres militares venezolanos y un civil resultaran heridos en un enfrentamiento con presuntos contrabandistas en la localidad de San Antonio del Táchira, y la extendió en las semanas siguientes al resto de los pasos fronterizos.

Tras la clausura de la frontera, Venezuela expulsó a alrededor de 1600 colombianos de su territorio, mientras que otros 19.000 abandonaron ese país por su cuenta para no correr la misma suerte, lo que causó una crisis diplomática entre los dos países.

Después de varios meses de trabajo conjunto, en julio pasado decenas de miles de venezolanos pasaron a la ciudad colombiana de Cúcuta durante dos fines de semana por un “corredor humanitario” acordado por ambos países para comprar alimentos y medicinas que escasean en su país.

En etapa de prueba. La tienda sera habilitada proximamente