.

Habló el jefe del operativo antiterrorista en el Bataclán: “Era el infierno en la Tierra”

El capitán del grupo comando que intervino en la toma de rehenes contó las escenas dantescas que los recibieron dentro del teatro donde murieron 89 personas en el atentado.

“Descubrimos como el infierno en la Tierra. No había sonidos, nadie gritaba, nadie se movía porque le tenían miedo a los terroristas”. Así describió Jeremy, capitán del comando especial que intervino en la toma de rehenes en el teatro Bataclán donde murieron 89 personas el viernes pasado en el escenario más sangriento de los ataques coordinados en París, que dejaron en total 129 muertos.

En una entrevista con el canal estadounidense NBC News, Jeremy -cuyo apellido prefiere resguardar y aparece con la cara tapada- contó detalles del operativo antiterrorista del Bataclán, donde hace una semana jihadistas irrumpieron en un concierto de la banda de rock pesado Eagles of Death Metal, abrieron fuego y luego se inmolaron.

El capitán de las fuerzas especiales reveló que el equipo debió ignorar a las decenas de heridos para buscar a los terroristas y que los jihadistas se identificaron como “soldados del califato”, que exigían “demandas políticas” en relación con la ofensiva de Francia contra Estado Islámico en Siria e Irak.

Jeremy contó que las fuerzas especiales BRI llegaron después que la policía. Los efectivos habían abatido a un terrorista pero dos seguían vivos en el segundo piso y mantenían a varias personas de rehenes.

“Mucha gente nos pedía que los ayudáramos porque estaban heridos, sangrando y nosotros tuvimos que decir no… Teníamos que encontrar a los terroristas primero”, dijo el capitán: “Fue difícil para los chicos, para los hombres del equipo”, agregó.

Cuando las fuerzas especiales encontraron a los dos terroristas en el segundo piso, uno de ellos comenzó a gritar. “Quería hablar con ellos y él me dijo que quería negociar. Yo dije «OK, dame un número de teléfono»”, contó Jeremy. Un negociador sostuvo cinco “muy breves” llamadas con el terrorista, quien le reclamaba demandas “típicas políticas” sobre la ofensiva de Francia en Siria contra Estado Islámico.

“No era en realidad una negociación. Ellos sólo querían tiempo para prepararse para el asalto final. No querían negociar nada”, admitió Jeremy.

En un momento, el equipo de fuerzas especiales tiró una puerta detrás de la cual estaban los terroristas. Uno de los jihadistas abrió fuego y tiró más de 25 balas desde su rifle AK-47. Una de ellas hirió a uno de los agentes en su mano.

“No podíamos hacernos cargo de él, debíamos seguir”, contó Jeremy sobre la decisión que tomaron en ese momento, cuando priorizaron liberar a los rehenes en lugar de atender a un compañero herido. También optaron por no devolver los disparos ya que había unos 20 rehenes entre ellos y los terroristas. Finalmente, cuando cercaron a los extrmistas, uno se inmoló y el otro, cuando quiso hacer lo mismo, fue abatido.

LA NACION El MundoAtentados en París

0002017673

 

En etapa de prueba. La tienda sera habilitada proximamente